Abandona las comparaciones

En español se dice con contundencia y claridad castellana: “Son odiosas.” Y a mí hoy me parecen bellas. Porque los que no pueden comparar se ven pobres en su capacidad para relacionar, para establecer conexiones. La maldad no reside en la comparación, sino -como siempre- quizá en los cómos, tanto en el cómo se haga como en el cómo se reciba. Y así nos veríamos mejores, y libres para hablar con el lenguaje que sale tanto del corazón como de la memoria y del deseo. Pero yo soy de los tipos raros de personas a quienes les gusta dar la vuelta a las cosas y no quedarse en lugar excesivamente común, donde todo es aceptado sin pensar y a la primera. Y abandonar hoy las comparaciones sería olvidarme de mí mismo, y de ti mismo, y bloquear la historia que aquí me ha traído. Y un padre que no busque en otros padres aprender, y en sus mayores, sería el padre más ignorante de todos. Y el amor que no aprende en la poesía que se lee de noche y se gesta durante el día sería un amor radicado en la más absoluta de las miserias. Como también lo sería nuestra capacidad para rechazar o escoger según corresponda y respetar así cada tiempo de la vida que no hemos elegido vivir como nos va saliendo. Sólo los que comparan alcanzarán, de algún modo, una cierta sabiduría para vivir felices. Sólo los que comparan podrán, de igual manera, descubrir avances y respetar retrocesos, y buscar las diferencias y lo único en cada persona y en cada efímero instante de la gran historia de la humanidad y de uno mismo, de ti mismo. Sólo los comparadores no comprarán a cualquier precio y sentirán la agitación propia de quienes no se conforman con menos y quieren más. Sólo aquellos que ejerzan el derecho a ser humanamente inteligentes fantasearán con otro mundo posible y descubrirán las puertas cerradas detrás de pilas de libros doctos que hay que apartar para continuar avanzando, y sólo ellos darán luz en pasadizos estrechos que crecen hacia arriba siempre sin parar, porque sólo quien compara conoce la diferencia entre lo claro y lo oscuro, entre lo velado y lo desvelado, entre el secreto y la revelación, entre el amor y el sinsentido. Sólo los que comparen, con la dureza de los matices y la sensibilidad de la percepción de lo bello, alcanzarán a comprender que toda vida es única, como también lo es aquel que está viviendo por excelencia, por mucho que compartan similitudes y parecidos y apariencias y estén llenos de la ilusión que entra por los ojos desde la memoria y el anhelo. Sólo los que comparan dirán algo nuevo sacado por entero de la referencia de lo viejo y conocerán lo que queda por pasear y las aventuras que hay que emprender. Porque sólo quienes bien comparan hacen comparecer el tiempo en su conjunto y están despiertos.

Anuncios

Un comentario sobre “Abandona las comparaciones

  1. Hoy, al salir de la misa, me acordé de este post y lo comparé con la segunda lectura que acababa de escuchar. Hacía referencia a que hay diversidad de dones pero un mismo Espíritu. Sabiendo que a cada uno se nos ha concedido algún don para bien de todos, pensé en lo que aportaban tus palabras a todo eso de hacer que nuestras capacidades sean lo más productivas posible.
    Para mí, las comparaciones sí han resultado odiosas en la medida en que han sido destructivas, efectivamente, al hacerlas mal. Cuando veía que mis compañeros avanzaban más que yo, que gente de mi familia llegaba más lejos,… terminaba con la conclusión de “yo no valgo”. Gracias a Dios, creo que esa etapa está superada. Y ahora, también a mí, las comparaciones me parecen bellas por lo que podemos llegar a dar.
    Un saludo y muchas gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s